Texto de Dimtsiadis,Fessas,Tsilianidis,Tzifkas [desde la clandestinidad]

Cuando la policía griega piensa que ha pescado un pez gordo.

(epicfail)*

Los hechos son mas o menos conocidos y nosotros no tenemos intención de reproducirlos de forma analítica. La madrugada del 13 de Octubre es detenido el revolucionario y compañero Giannis Skouloudis en el momento en el que pone en llamas unos vehículos del Δ.Ε.Η. (compañía eléctrica griega) en el centro de Salónica. El atestado se complementa con testimonios de policías, según los cuales nos vieron pasar por ese punto una semana antes.

Esto es suficiente para que sea utilizada la ley antiterrorista, con la acusación de “constitución de asociación criminal” que recae ya sobre los cinco. Las horas después de la detención del compañero, hordas de policías irrumpen en nuestras casas, y también en las de nuestros familiares y amigos, para encontrarnos a nosotros y también pruebas que puedan servirles para involucrarnos en el caso y corroborar los indicios que tenían hasta ahora. La prueba mas “fuerte” que finalmente es descubierta, es el carnet de identidad de un conocido nuestro (menor de edad y sin ninguna relación con el movimiento anarquista) el cual fue olvidado hace bastante tiempo en una de las casas en las que se efectuaron registros.

Éstos fueron por tanto los movimientos de la policía griega, de la antiterrorista. Así actuaron y así finalmente debían actuar…

¡…los revolucionarios no muerden el anzuelo!

Sin embargo ahora, la palabra la tomamos nosotros:

Los análisis de los aspectos judiciales y legales del caso nos aburrían como espectadores y tampoco los preferimos ya como involucrados directos.

Permitámonos tan solo dos lineas para dar a conocer nuestra versión.

  1. Está mas que claro que las pruebas que nos involucran en el caso no existen. No es que estén podridas o sean de broma, simplemente no existen. Esto es algo que por supuesto aclaramos por medio de este texto y SOLAMENTE (no lo imploraremos delante de ningún policía o juez) delante de todos, amigos, compañeros, pero también de enemigos, simplemente para que cada uno sepa que sucede.

  2. Comprendemos que “nos tenían ganas” y debían desactivarnos. Lo encontramos de algún modo lógico, como nosotros de forma similar pensamos sobre ellos.

  3. Eran tal vez incapaces desde hace años de encontrar las pruebas que buscaban y así decidieron involucrarnos en un caso en el cual: POR SUPUESTO estamos en posición de defenderlo públicamente como una acción revolucionaria, POR SUPUESTO estamos en posición de defender la participación de nuestro compañero Giannis Skouloudis en ésta, pero en la cual POR SUPUESTO que no nos pueden acusar de nada.

  4. Y como parece que los mismos libros de estrategia que leemos nosotros los leen también ustedes señores y señoras de la brigada antiterrorista y de la policía secreta, interpretamos vuestros movimientos dentro de un código común de guerra en el cual de ninguna manera vamos a humillarnos delante(frente a) de vosotros ni a dar explicaciones por algo que no hicimos, como tampoco lo haríamos por algo que hubiéramos hecho.

Existió uno de estos. En el lado de aquellos que visualizaban el derrocar el orden del mundo.

Todas nuestras derrotas, una detrás de la otra, nos hacían probar la resistencia del plan.

Cada vez lo perdíamos todo para obstruir el camino, para bloquear su aplicación.

Con las manos desnudas, sin ninguna otra elección.

Un sollozo conmueve mi pecho, exhausto ya del enredo de los pensamientos.

Hermanos míos no nos vencieron, Estamos todavía vivos y libres para organizar la alta mar.”

Negamos conjuntamente vuestra influencia en nuestras elecciones y en nuestra vida, y no solo en el montaje de su(vuestra) versión del caso.

Elegimos por tanto marcharnos. Marcharnos, para vivir en la esencia, consecuentes delante(de, frente a)nuestro espejo, de nuestra conciencia y la de nuestros compañeros. En ningún caso esta elección es un movimiento de miedo. Es nuestro único movimiento posible (en base a la conciencia) en las ocasionalmente revueltas aguas del río del rumbo de la vida de un anarquista revolucionario, que desde hace tiempo hemos elegido emprender.

Y pensamos que mientras nos encontramos en libertad, pensamos mejor, por lo menos en cuanto se refiere a nuestros movimientos de precisión que se requieren(requeridos) de aquí en adelante, las grandes contradicciones y dilemas a los cuales tenemos que hacer frente, las elecciones de vida que debemos tomar en el periodo que tenemos delante de nosotros hasta el juicio.

Por encima de ésto, no queremos de ninguna manera dar a los policías la posibilidad de fanfarronear por alguna de su dosis extra de éxito. Y consideramos que un éxito para ellos puede ser solo la aceptación del contexto en el que te intentan detener cuando y como quieren, y doble éxito cuando esto es realizado por medio del miedo. Seremos consecuentes hacia todos).

Teniendo en cuenta que la falta de pruebas no es suficiente (mírese el caso de los detenidos por la organización de Conspiración de las Células del Fuego en Septiembre del 2009) y considerando nuestra específica identidad política, no vamos a permitir que ésta cambie por miedo de cualquier condena aunque ésta ni siquiera se “sostenga”, pero también nuestra clara (de hecho) posición en la vida que no puede cambiar para convertirnos en simpáticos e “inocentes” a los ojos de ningún interrogador, no tenemos intención de mostrarnos como víctimas y nos negamos a darle al enemigo aquello que quiere: el suicidio de nuestra conciencia revolucionaria por medio de un círculo vicioso de preguntas-respuestas y de falsas o verdaderas cuartadas de cada parte, que de hecho se apoyarán en que nosotros no tenemos nada que esconder.

Es importante que cada uno individualmente muestre su autonomía y su efectividad, de forma que acostumbrado(este acostumbrado o se acostumbre) a actuar únicamente con la conciencia de un intento común. – que tome para sí sus aciertos y desaciertos- que aprenda a no permitir nunca que actúen en su nombre, que no sustituya nunca a los otros y que descubra en el apoyo de sus deseos para la vida la verdad(verdadera?) práctica de la acción colectiva.”

Lo que seguro perdemos es el coste de nuestra elección de permanecer con dignidad. Y el coste, creernos es grande. Porque a parte del coste personal de cada uno de nosotros, que se encuentra automáticamente lejos de sus seres queridos (esto sin embargo era algo que conocíamos bien cada momento que visualizábamos y realizábamos la guerra como la única elección de vida para alguien que piensa y actúa libremente y a la vez por la libertad, por tanto nos ha pillado preparados), existe un precio, el cual nos cuesta como entidades políticas y que nos deja literalmente sin una mitad.

Sin una mitad porque si la continua persecución y la guerra implacable con las fuerzas del poder satisface nuestra necesidad de conflicto material con la existencia (y ésto es algo que oficialmente vivimos ya), nuestra mente y nuestro corazón viajan en asambleas, enfrentamientos, organización de estructuras revolucionarias con continuidad y consecuencia, conocer nueva gente, intercambiando y configurando percepciones, prácticas y sentimientos, uniendo negaciones comunes y realizándolas basándose en el compañerismo.

Y es este contacto con compañeros y compañeras que nos eran desconocidos antes de la discusión, de organizar una acción, o del momento de un ataque, del momento de dar forma a algo con gente tan diferente, era lo que nos hacía ricos, nos ponía las pilas y nos renovaba, para estar siempre en alerta pero también simultáneamente satisfaciendo el “algo bueno pasa en Salónica, y algo todavía mejor puede suceder si lo intentamos.”

Esta perdida por tanto es el precio de nuestra elección de marcharnos, pero sabemos y queremos por parte de cuantos nos conocían y teníamos un entendimiento juntos, continúen tejiendo el Plan, continúen construyendo infraestructuras de solidaridad, infraestructuras de contrainformación, de ataque, infraestructuras revolucionarias que corresponderán una la acción de la otra y mantienen la puerta de la acción radical abierta para cualquier interesado. Lejos del dogmatismo de los viejos-anarquistas y de sus percepciones pero también de la implicación oportunista de la masa estudiantil en alguna que otra manifestación o concierto de vez en cuando. Dejando así cada iniciativa y forma de lucha libre hacia la participación y el desarrollo de quien lo desee, a quien lo elige, a quien pelee por ello, a quien en pocas palabras pueda y lo ame realmente. Conduciendo definitivamente y sin retorno a un conflicto esencial no solo con el estado y su sociedad, sino también con la jerarquía, los jetas, los “viejos”, la representación, la especialización, la pasividad, el espectáculo, dentro de nuestro propio funcionamiento. Y como todo esto que decimos no son simplemente palabras, sino la impresión de decisiones tomadas con conciencia, contradicciones pero también preguntas que nos conducen a la continua búsqueda de la libertad, este contacto con la gente, intentaremos que continúe por medio de publicaciones (lo mas continuas posibles) y textos bajo la firma que teníamos antes de toda esta historia, (nos disculpamos delante de algunos compañeros porque nos la apropiamos bajo estas condiciones sin tal vez haberles preguntado), la Cooperación de individuos para la realización de la negación, y para permanecer consecuentes al reto que nos habíamos propuesto, y para continuar este proyecto aunque prácticamente perdemos al resto de la gente que tomaba parte en el.

También porque la desconfianza frente a politicuchos y jerarquía no deja de abandonarnos, aclaramos que no será bien recibida cualquier referencia a nuestro caso por parte de la izquierda del régimen y sus espectros (como por ejemplo: movimiento antiautoritario AK etc), por motivo de la utilización que se hace de la ley antiterrorista en este.

Por mucho que estemos solos ante la represión, la mitad de nuestra fuerza se la debemos a otros…

Fuerza que por tanto, al encarcelado o al perseguido, no le es bombeada por que exista dedicación en cuanto a su caso, o por lo menos no solo por esto. Porque tanto nosotros como Giannis, fuerza obtenemos de las concentraciones informativas con microfonía, la presencia y el conflicto en los juzgados, no tanto porque existiera referencia y ésta tubo lugar con la escusa de nuestro caso en concreto, sino que principalmente dentro de esta gente, que organizó movimientos de contrainformación, pero también que sin perdidas alteró el orden dentro del cuartel de la justicia, quisiéramos encontrarnos nosotros también, o mejor bajo otras circunstancias nos encontraríamos también nosotros.

Porque al final la fuerza para nosotros nos proviene no tanto por la escusa de que tenga lugar cualquier tipo de manifestación de la lucha anarquista en las ciudades, sino por su propia manifestación en si misma, los nuevos campos de la contrainformación, del contacto con la gente, el conflicto con las autoridades, los desordenes en la ciudad, la creación de nuevos tiempo y terrenos de concienciación y simultáneamente reconocimiento/localización de miradas de compañerismo y que dejan de lado las señales de derrotas y se preparan para desmentirlas.

Como señal de correspondencia…

Las últimas semanas observamos bastantes detenciones que tenían relación con acciones de ataque. Por supuesto el castigo por medio de sentencias y persecuciones no tiene como objetivo solo a los directamente acusados. Aspira a la creación de un clima de miedo e incomodidad en la comunidad revolucionaria cuyo objetivo es la anulación del individuo, y por lo menos de forma temporal, el aterrorizar y desalentar a aquellos que pudieran tomar la decisión de pasar al ataque. Esto sin embargo no parece funcionar, de forma que mientras existen tantos presos y perseguidos, el proceso revolucionario continua y se desarrolla por medio de la palabra y la acción, así como se conforma(renueva?) continuamente por nuevas personas. Desde la tierra de la clandestinidad por tanto, no podemos hacer otra cosa que instigar a los compañeros y compañeras a continuar y avanzar lo que nosotros hemos dejado a medias o realizamos equivocadamente. La última cosa que querríamos es que junto con nosotros, nuestro sueño fuera escondido también. Y no estamos dispuestos de ninguna manera a ver como el miedo y el politiqueo se extienden y redividen las negaciones colectivizadas llevándolas al terreno de la privacidad y a las burocráticas y fatalistas asambleas que no se centran en las razones para el ataque a la estructura del estado, sino en su represión ¡omnipotente! la cual ataca a los ¡inocentes!, un hecho que bastantes veces ha sucedido en el pasado.

Que no permanezca nadie como espectador. Cada uno individualmente es capaz (basta con que lo elija) de dominar los tiempos y de cambiar la dirección del viento. Cada uno individualmente y juntos a la vez podemos vencer nuestros miedos y no dejar que otros se hagan presa de nosotros. Además estamos obligados a saber que para que se cumplan nuestros objetivos existieron y existirán decenas, cientos de presos y perseguidos, decenas y cientos de casos similares y mucho mas complicados que este. Y como somos conocedores de estas condiciones, no dejemos de mostrar hacia cada tendencia, que finalmente la lucha anarquista no es en vano, como se dice, sino que lo es la lucha contra esta.

Las flores salvajes de la revolución florecen…

He aquí por tanto nuestro objetivo y plan principal: La profundización, el enriquecimiento y la unidad sobre una base revolucionaria de la dividida comunidad de la negación y el simultaneo ataque a la tranquilidad moribunda de las ciudades. Y lo pedimos por tanto a quienes amamos y a quienes debido a nuestras elecciones de vida tenemos lejos, no es la solidaridad hacia nuestro caso en concreto, sino la lucha sin escusas con todas las razones del mundo por la estructuración del ejercito caótico, la lucha por la destrucción de los valores, de los símbolos, de la relaciones, de la ética que produce este mundo.

Esperamos y trabajamos sobre la continua renovación de los encuentros por medio de los textos y las cartas.

Lo mejor esta por venir…

Y para terminar, un guiño de complicidad a los revolucionarios y a los anarquistas de todas las tendencias y les incitamos a que donde quiera que sea posible y sin enterrar las peculiaridades y diferencias en el nombre de la unidad, la lucha y la acción sean sincronizadas e intensificadas.

Finalmente, un saludo a los encarcelados y perseguidos, decenas de irreductibles revolucionarios que ya sea encerrados tras los barrotes, o esquivando y dándole la vuelta a los términos de la persecución, mantienen el reto revolucionario, mas actual que nunca, continuando su acción independientemente de las condiciones.

ORGULLOSOS POR EL COMPAÑERO, AMIGO Y REVOLCIONARIO GIANNIS SKOULOUDIS.

ORGULLOSOS DE NUESTRA ACCIÓN Y NUESTRAS ELECCIONES Y DE LOS COMPAÑEROS QUE LAS DESARROLLARÁN

LIBERTAD PARA SIEMPRE

ESTRUCTURAS-ATAQUE-HONOR-SOLIDARIDAD.

COPERACION DE INDIVIDUOS POR LA REALIZACIÓN DE LA NEGACION(exterior)

Sokratis Tzifkas, Dimitris Fessas, Babis Tsilianidis, Dimitris Dimtsiadis.

Advertisements

Σχολιάστε

Εισάγετε τα παρακάτω στοιχεία ή επιλέξτε ένα εικονίδιο για να συνδεθείτε:

Λογότυπο WordPress.com

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό WordPress.com. Αποσύνδεση /  Αλλαγή )

Φωτογραφία Google+

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Google+. Αποσύνδεση /  Αλλαγή )

Φωτογραφία Twitter

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Twitter. Αποσύνδεση /  Αλλαγή )

Φωτογραφία Facebook

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Facebook. Αποσύνδεση /  Αλλαγή )

w

Σύνδεση με %s